Mantente Seguro: Consejos sencillos para disfrutar de mayor seguridad en la Internet.

¡Cuidado con los comentarios!
¿Has dejado alguna vez un mensaje como éste en un sitio web de una red social? “Esta noche nos vamos a visitar a la prima Luisa… ¡estamos deseando tomarnos cuatro maravillosos días de vacaciones!” ¿Sabes qué? Les has dicho a todos tus contactos—y a SUS contactos—que tu casa estará vacía durante los próximos cuatro días. No reveles este tipo de información… resérvate tus comentarios sobre las vacaciones para cuando regreses.

¡Cuidado con los juegos!
A menudo, en las redes sociales, recibes invitaciones para jugar con tus contactos a diferentes juegos. Al hacer clic en la solicitud, aparece una ventana que te pide permiso para acceder a tu nombre, foto de perfil, género, redes sociales que usas, identificación de usuario, lista de contactos y otra información pública. El proveedor del juego puede incluso pedirte permiso para enviar mensajes en tu nombre, de manera que tus contactos crean que las solicitudes provienen de tu cuenta. También podrían solicitar permiso para acceder a tu información en cualquier momento, incluso cuando no estés jugando. Piénsalo muy bien antes de hacer clic en el botón de “Permitir”. Si esto te molesta ¡no permitas el acceso y no juegues!

¡Cuidado con las respuestas!
A veces, tus contactos de las redes sociales te pasarán juegos de pregunta y respuesta o de palabras que solicitan información aparentemente inofensiva: “¿En qué ciudad naciste?” “¿Cuál es el nombre de tu primera mascota?” “¿Quién era tu profesor(a) favorito(a) de la escuela secundaria?” ¡Cuidado! Por lo general, bancos, compañías suministradoras de servicios públicos, compañías de seguros y proveedores de salud te hacen estas mismas preguntas antes de autorizarte a realizar transacciones comerciales en sus sitios web. Al revelar tus respuestas a esas preguntas en las redes sociales, sin querer podrías estar facilitando que ladrones de identidad tengan acceso a tus cuentas, y roben tu información y tu dinero. ¡Ten cuidado!