La actriz Sara Maldonado cabalga hacia el éxito como Camelia la Texana.

La guapísima Sara Maldonado, protagonista de la nueva telenovela Camelia la Texana, parece haber arrancado una página de La Bella Durmiente para mantener su brillo juvenil. “Soy una mujer muy dormilona, me gusta dormir muchas horas”. Pero ahí es donde termina el cuento de hadas, ya que trabaja largas horas en el set y toma su oficio en serio. “Yo te podría decir que siempre supe lo que quería y trabajé para lograrlo. Creo que lo importante siempre es, ponerse una meta, ver qué se necesita para llegar a ella, y prepararse y trabajar duro hasta lograrla. Y nunca quedarse en una zona de confort; cuando estás en una zona de confort, pues estás comodamente ahí y dejas de crecer”.

Al hablar con ella, uno se da cuenta enseguida que no es una vedette casquivana, sino una actriz ambiciosa e inteligente. “Lo que más me inspira es ganarme un lugar y un respeto, que sea yo reconocida por mi trabajo. La fama no me importa, lo que más me importa es el reconocimiento, y que la gente valore el trabajo que hago cada día”.

Le gusta interpretar personajes complejos. Hablando de su papel en Camelia la Texana de Telemundo, Sara dice, “el personaje de Camelia no es el típico personaje de la chavita pobre que está esperando que llegue su príncipe azul para que la convierta en princesa. El personaje de Camelia es un personaje que viene arrastrando un pasado desde su nacimiento, que la viene persiguiendo; las circunstancias de la vida, cada día, van modificando y creando su carácter y su destino”. Hablando del destino, Sara tiene una opinión contraria a la de su personaje. “Creo que sí es posible cambiar tu destino y creo que nosotros mismos, día a día, estamos construyendo nuestro destino con las decisiones que tomamos y las metas que nos ponemos”.

La novela trata de temas muy fuertes, en una forma muy responsable. “Camelia la Texana es una historia de amor entre Emilio Varela y Camelia. Se trata de cómo esta mujer se enamora por primera vez en su vida y deja a su familia y todo para irse tras el amor de su vida, y de cómo él la utiliza, y al final la traiciona. Con el trasfondo de los 70, la historia marca acontecimientos que realmente ocurrieron en México y los Estados Unidos en esa época sobre cómo fue evolucionando el narcotráfico”. En ninguna manera glorifica el crimen. “No muestra una vida glamorosa del narcotráfico, al contrario, cada circunstancia o mala decisión que toman los personajes, tiene una consecuencia igual de negativa”.

Con todo y eso, Sara disfrutó su trabajo en esta novela y sintió camaradería con sus compañeros, particularmente con Erik Hayser. “Erik y yo nos conocemos hace un par de años y la verdad es que somos buenos amigos. Nos tenemos mucha confianza, nos apoyamos mucho en cada escena, estudiamos juntos, nos preparamos. Y podríamos decir que sí tenemos mucha química; los dos estamos muy comprometidos y emocionados con este proyecto, entonces le echamos muchísimas ganas a cada una de nuestras escenas”.

Cuando Sara no está trabajando, la puedes encontrar disfrutando la vida. “Me gusta mucho ir al cine. También hago ejercicio y salgo a pasear con Jack, mi bulldog francés, y hago terapia de acupuntura para relajar la mente, el cuerpo y el espíritu”.

También dedica su tiempo a su compañero, el arquitecto Alejandro Gutiérrez. Aunque está contenta con su vida, Sara siempre piensa en el futuro. “En mi vida personal, como buena mujer, quiero formar una familia, tener hijos”. Profesionalmente, ya tiene planes muy ambiciosos. “Estoy empezando a montar mi propia empresa, para llevar todos mis asuntos: toda mi publicidad, mi prensa, mercadotecnia, y mi página de Internet. Esas son mis metas y mis sueños ahorita. Pues, una vez que se logren, me pondré otras nuevas”.

Camelia la Texana
Lunes a Viernes a las 10pm/9c